martes, 21 de marzo de 2017

Mi experiencia de parto

Publicado por Jess Swan en 9:00
¡Buenos días!
En este post me gustaría explicar mi experiencia de parto, no sólo por si puede ayudar a otras mamis sino también para poderla compartir. Tal día como hoy, 21 de marzo de 2016, ya hace exactamente un año di a luz a mi hijo tras cuatro días de parto. Sí, has leído bien, cuatro largos y dolorosos días de parto. Si eres mamá primeriza no te quiero asustar, simplemente es mi experiencia y no tiene porque pasarte lo mismo que a mi. Igual de mi relato también aprendes a prevenirlo en caso de que pudiera ocurrir.

Quiero aclarar lo que quería para mi parto: 0% dolor. Todo lo contrario de lo que fue. No se respetó mi plan de parto, es que ni se miró, y la atención sanitaria brilló por su ausencia en muchos momentos. Ahí voy con el relato de todo mi proceso de parto.

Decidí dar a luz en el hospital Dexeus que me cubría la mutua del trabajo ya que me habían llevado durante casi todo el embarazo, tenía buenas referencias del hospital y creía que estaría en buenas manos.

El día 18 de marzo vi que tenía un poco de pérdida de sangre (muy leve) y me dirigí toda nerviosa al hospital pensando que ya había llegado el día de ver la carita a mi retoño. Allá me miraron pero como no tenía contracciones me mandaron para casa. A las pocas horas empecé a notarlas, todavía no regulares.

Al día siguiente (19 de marzo) seguía notándolas y eran muy dolorosa y más frecuentes. Volvimos a dirigirnos al hospital y estaba dilatada de 3 cm. Estaba en mi trabajo de parto. Me vuelven a dar el alta y para casa.

Día 20: las contracciones cada vez son más frecuentes, dolorosas y regulares. Cada 5 o menos minutos. Volvemos al hospital y efectivamente tenía unas contracciones galopantes pero seguía de 3cm por lo que me dan el alta y me envían a casa. Yo apenas podía andar del dolor, cada 3 minutos tenía contracción. Por lo que me quedé en la sala de espera para ver si me sentía algo mejor.

Con mucho esfuerzo volvimos a casa, cené como pude y nos volvimos al hospital porque ya no aguantaba más. Insistieron en que me fuera a casa pero mi madre insistió que no podía llevar ya 3 días de parto y que me ingresaran. Así lo hicieron, me pusieron la palometa y me subieron a planta. Era madrugada por lo que intenté descansar un rato, como si pudiera, para prepararme para ese momento que consideraba que iba a ser mágico y que iban a respetar. 

Los dolores no cesan y me pongo a chillar como una loca porque no aguanto más. Ya estamos a lunes 21 de marzo. Viene una enfermera y me dice que si me pongo así en ese momento que cómo me iba a poner en las contracciones de verdad... Hago spoiler, no llegaron esas contracciones de verdad porque ya las tenía hacía días... El nivel de dolor fue el mismo hasta el final del parto.

A las 9 de la mañana me bajan a la sala de partos, ven que apenas he dilatado más y me provocan el parto con oxitocina. En las clases preparto  nos habían advertido que la oxitocina incrementaba el dolor de las contracciones... Yo no noté ese incremento me dolían igual. Al cabo de un rato pedí la epidural. Tardaron más de 1 hora en atenderme. Había un parto programado y debían atenderlo antes que el mío. Tras la hora viene la anestesista y me pone la epidural. Por fin el dolor cesa y puedo tener paz. 


Me ponen una cuña en la espalda para ver si dilato mejor con otra posición puesto que seguía igual y me van cambiando de postura. Yo aprovecho para dormir un poco. Al cabo de un par de horas vuelvo a sentir las contracciones. Le digo a mi marido que avise. Otra hora de espera. No exagero, toda una hora de reloj (había uno en la pared) para que viniera alguien a ver qué. Le explico que vuelvo a sentir las contracciones y me pone más dosis de sedante. No me hace efecto. 



Volvemos a llamar y al cabo de bastante rato regresan. Efectivamente ven que se me había salido el catéter de la epidural. La anestesista, que no era la de la mañana, me culpó a mi de que se saliera porque me movía mucho. ¿Perdón? Estuve totalmente quieta todo el rato poniéndome de las posturas que me decían sin considerar si estaba o no cómoda. Sin respetar como quería mi parto para que ahora me venga con estas? Ah! Y no sólo eso sino llamándome "gordi" sin ni conocerme. Admito que ahora que lo veo con más perspectiva no es para tanto pero en ese momento ya llevaba demasiado encima. 



Me hacen esperar, para variar, y me vuelven a poner la epidural. Pasan los minutos y no veo efecto. Llamamos de nuevo y la misma anestesista no se cree que me pueda doler. Insisto. Se fue a buscar un spray y me hizo pruebas a ver si sentía o no las zonas. ¿Sabes que pasó? Sólo tenía sedada una pierna, justamente la que no tenía ciática. El niño se me había encajado donde tenía ciática y yo veía las estrellas. 



Me dice que ya no pueden repetirme la epidural y que me aguante. Vuelven a irse. Ya debían de ser las 20h. Hacia las 21 vuelven a venir y me hacen pujar porque el bebe estaba todavía demasiado alto, yo ya estaba totalmente dilatada. Me cuesta mucho y yo ya creía que no podía. Se vuelven a marchar. Le comento a mi marido que no puedo hacerlo, que no tengo fuerzas. 



Y de repente, cosa de 10 minutos, noto las ganas de empujar. Siento que puedo sacarlo ya y le digo a mi marido que avise a alguien que lo saco ya con o sin alguien que necesito sacarlo. Al principio no venía nadie pero cuando chillé que ya salía vinieron corriendo. Casi paro sin asistencia. Con dos empujones ya tenía a mi pequeño fuera. Eran las 21:27.


Pero no había acabado todo. Me ponen a mi hijo encima y la sensación fue que me ponían un trozo de carne. No estaba vivo... No respiraba... Le cortaron rápidamente el cordón y lo llevaron a reanimar (al lado mío). Rápidamente se reanimó y me lo volvieron a poner encima para realizar la piel con piel. Ahora sí, note una cosa viva aún con el susto que me habían dado.


Nos dejaron toda una hora para disfrutar del momento. Para finalizar de enterarme de lo que pasó, al día siguiente tras hacerle pruebas y análisis un doctor me comenta... Está muy bien por lo que ha sufrido. Y le pregunto que qué quiere decir con eso. Venia con el cordón umbilical enrollado al cuello me dijo. 

Con todo ello puedo decir, según mi experiencia, que no volveré a repetir ni recomendaré la Dexeus para dar a luz. Como ya digo es mi experiencia, mi jefa tuvo a su hija en el mismo hospital dos semanas antes y le fue todo genial. Considero que hacerme esperar 4 días para parir es innecesario en estos tiempos sin contar todo el dolor que sufrimos mi hijo y yo. Si mi madre no se hubiera puesto fuerte creo que hubiera parido en la calle.

Igual te preguntas por qué comparto mi experiencia de parto tras haber pasado un año. Me hubiera gustado escribir sobre ello muchísimo antes, sin embargo cada vez que pensaba en esos días me ponía a llorar. No es hasta ahora que puedo sentirme totalmente recuperada de la situación.

Sin más esto era lo que quería decir. Pequé de primeriza. Debería haber ido a otro hospital. Espero que no le ocurra a nadie mi experiencia por lo que si ves que no te atienden acude a otro hospital la vida del pequeño y de la madre están en juego.

Muchas gracias por haberte tomado tu tiempo y leerme. Un beso.

1 comentario:

  1. Pues vaya mierda de hospital, por suerte me cae bien lejos! Gracias por contar tu experiencia bonita.

    ResponderEliminar

 

Jessca de pa Copyright © 2011 Design by Ipietoon Blogger Template | web hosting